Coaching estratégico

Ten claro la ruta hacia tu objetivo

La planificación es la base fundamental para un buen proceso de coaching. Desde que se decide cuál es el objetivo hasta qué pasos se deben conseguir, cada uno de estos elementos es indispensable para el éxito de esta metodología. Y esto, al fin y al cabo, es pura estrategia.

Y es que por mucha motivación y ganas que se tengan por conseguir alcanzar una meta, sin un buen plan toda esta energía se desaprovecha. Por eso, junto a la emoción y las ganas se debe añadir el factor estratégico, el tener todo y cada una de las fases medidas con exactitud para lograr el objetivo.

¿Qué es el coaching estratégico?

Con el coaching estratégico se busca centrarse en este aspecto de diseño y planificación, en medir cada una de las acciones que se debe realizar, crear planes alternativos viables y tratar de gestionar todos aquellos obstáculos y eventos problemáticos de forma preventiva. 

Con esta metodología se brinda al coachee con el conocimiento de qué es lo que debe hacer de principio a fin, todo lo que se va a encontrar y cómo debe proceder en cada situación. Se trata de evitar que el azar tome partido, que tú tengas siempre el poder de decidir qué hacer y cómo.

 

Es cierto que podría aplicarse a otros tipos de coaching, como el deportivo o el laboral, pero el estratégico es una herramienta polivalente y versátil que puede amoldarse a cualquier tipo de circunstancias. El asesoramiento con esta metodología encajará ante cualquier problema u objetivo.

Beneficios del coaching estratégico

Siendo un coaching que se centra en el método más que en el problema en sí, podrás encontrar que ofrece beneficios tan interesantes como:

Se centra en el plan, el qué, el cómo y el cuándo, sin dejar nada al azar. Siempre tendrás las decisiones en tus manos.

Ayuda a tener una visión clara de la misión y los objetivos a alcanzar, sabiendo con exactitud cuál es la situación ideal que se quiere conseguir.

Se estudian los puntos fuertes, débiles, oportunidades y amenazas de la persona o situación, intentando aprovecharlos o corrigiéndolos.

Es un gran solucionador de conflictos, enfocándonos en el análisis de los hechos y mediando entre ambas partes para conseguir una solución satisfactoria.

Mejora la gestión del tiempo, en crear procesos más eficientes y con mayor eficacia para alcanzar los resultados deseados.

El coaching estratégico funciona tanto para personas individuales, pequeños equipos e incluso grandes organizaciones. Se busca el mínimo detalle y se intenta controlar para ponerlo a favor del plan y de la consecución de los objetivos marcados.

¿Cuándo vale la pena utilizar coaching estratégico?

Este tipo de coaching resulta muy útil cuando no encaja en los otros tipos que ofrezco en LanzaT coaching, siendo el más versátil para tratar problemas relacionados del ámbito empresarial, organizacional o conflictos de intereses.

Se trata de introducir un pensamiento estratégico, enfocado en la planificación y en la realización de acciones eficaces y eficientes. Por ejemplo, en el desarrollo de un proyecto de emprendimiento personal, la redacción de tu primera novela o en la gestión de una organización.

Gracias a él podrá establecerse un patrón que, una vez acabadas las sesiones, se repetirán sin ningún tipo de asesoramiento. Es decir, que el coachee sabrá cómo actuar ante ciertas situaciones, conociendo con facilidad cuál es la mejor solución para los problemas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad