Tienes derecho a equivocarte y rectificar

Tienes derecho a equivocarte y rectificar

Los seres humanos no somos perfectos. Somos muy torpes, sobre todo en la gestión de las emociones. Y es que es justo aquí donde más cometemos errores y fracasos, hundiéndose una dolorosa daga en nuestro corazón y dejando una cicatriz que nos acompañará durante mucho tiempo.

Hacemos daño y nos lo hacen. Somos orgullosos. No somos muy perspicaces y nos damos cuenta de las cosas que podíamos haber hecho de forma muy tardía, cuando ya lo vemos todo con cierta perspectiva. Aquí es cuando surge el arrepentimiento, cuando nuestra retorcida mente te recuerda cada puñetero día ese momento en el que pudiste hacer algo más.

Es cierto que muchas veces no hay vuelta atrás, pero a veces existen momentos en el que se brinda la opción de hacer las cosas de una forma mejor, aprendiendo de los errores y las equivocaciones. Hay que creer en las segundas oportunidades.

Las segundas oportunidades

Si es tu caso y se te ha concedido una segunda oportunidad, por favor te ruego que no hagas lo mismo que hiciste en la primera. No cometas los mismos errores, pongas la misma actitud ni esperes lo mismo. Y es que aquello que tengas entre manos no va a ser lo mismo que conocías, debes enfocarlo de una manera diferente, como algo nuevo.

Una segunda oportunidad es para aceptar la parte de tu culpa y reflexionar sobre tus acciones. Pensar qué es lo que has hecho bien, qué es lo que has hecho mal y trabajar con mucho ahínco para que no vuelva a ocurrir el mismo resultado de la etapa anterior.

¿Pero qué puede ocurrir a veces? Que aunque lo hagamos todo bien, todo salga genial, surgen nuevos problemas que ni siquiera te habías planteado. Buscas tus mejores soluciones, pero de nuevo tu torpeza humana hace que ese castillo de naipes, que habías montado con tanto mimo, caiga de un simple soplido. Vuelves a perderlo todo.

Las terceras oportunidades

A veces nunca llegan, a veces sí. Todo depende de las circunstancias y las personas involucradas. Pero las terceras oportunidades siempre están repletas de cierta desconfianza, puesto que ya han ocurrido dos resultados fatídicos en los dos intentos previos.

Más curtido en los errores y fracasos no puedes estar, eso es cierto. Lo único que te queda, si lo estás haciendo todo bien, es echarle huevos a la vida, echarle la mejor de tus actitudes para recuperar esa confianza que se perdió. ¿Y cómo se consigue eso?

Demostrando con acciones, no con promesas y juramentos. Cállate y trabaja. Se paciente y pica la piedra en las sombras hasta que un día esta sea la última oportunidad, porque por fin aquello que has ansiado tanto conseguir será eterno en tu vida.

La verdadera redención

Pero a veces ni en las terceras, cuartas o quintas oportunidades ha funcionado. Nunca has obtenido el resultado deseado. Tristeza, rabia, frustración. Podrías seguir intentándolo eternamente, porque ya has creado el hábito de luchar por algo que parece que se te antoja imposible. ¿Qué se puede hacer en este momento?

Aceptar la realidad. Perdonarte, si es necesario. Cerrar los ojos, respirar profundamente y comenzar a creer que has hecho todo lo posible para que funcionase de nuevo. A veces la vida es así de cruel, y por mucho empeño que le pongamos a ciertas metas, nunca se van a poder cumplir porque no es el momento.

En estas situaciones lo mejor es que saques un aprendizaje de todo ello y reflexiones sobre todo lo que has crecido luchando por tus deseos, porque te darás cuenta de que todo este esfuerzo no ha sido en vano: has cambiado, te has convertido en una mejor versión de ti mismo. 

Y eso, en definitiva, te abrirá nuevas primeras oportunidades en el mundo.

Gracias por tu tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Tomás de Jesús Vaquero.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Siteground.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad